martes, 25 de enero de 2011

EL PALACIO DE LA MONEDA - CHILE -


.......... Felipe V supo premiar la laboriosidad, la honradez y el buen tino de Mateo de Velasco: el 24 de diciembre de 1744 lo nombraba virrey del Perú, haciendo honor a una política de buen gobierno que él inauguraba en Chile y que mantuvieron sus sucesores, con desinterés y severa austeridad administrativa, factores que van a hacer de la nueva nación un islote y un símbolo de madurez política en la historia de los pueblos hispanoamericanos.

Al partir a Lima Manso de Velasco había encargado interinamente el mando a don Francisco José de Obando, que lo entregó al entonces gobernador de Buenos Aires, don Domingo Ortiz de Rosas, ascendido al de Chile el 24 de mayo de 1745. Demostraba su levantado espíritu el nuevo mandatario al reconocer sin ambages (odeos de palabras) los grandes progresos alcanzados por Chile y la eficiente labor llevada a cabo por Manso.

Traía Ortiz de Rosas la triste experiencia de las incursiones a sangre y fuego de los mapuches al oriente de los Andes, de tal modo que sus primeros pasos se encaminaron a reprimirlas, para lo cual convocó el parlamento de Tapihue de tan escasos resultados prácticos como los anteriores. En el orden administrativo iniciaba Ortiz su mandato haciendo efectiva la antigua aspiración chilena de contar con una universidad en la capital. La etapa culminante de las gestiones cortesanas la había comenzado en 1713 el alcalde don Francisco Ruiz de Berecedo. Cuando don Tomás de Azúa, como apoderado del Cabildo, activaba las gestiones en Madrid. Felipe V dió la ansiada licencia que autorizaba la fundación de la universidad con diez cátedras:

Las cátedras eran:

“Prima de Teología” (enseñanza elemental de los principios de esta doctrina).
“Prima de Cánones”
“Prima de leyes”
"Medicina"
Maestros de las Sentencias” (colección de las opiniones de los padres de la iglesia sobre controversias teológicas, reunidas por Pedro Lombardo)
“Matemáticas”
Decreto” (Derecho canónico positivo)
“Instituta”
Y dos de Artes y Lenguas (Filosofía, retórica y Latín).


Todo debía mantenerse con erogaciones (distribución de bienes o caudales) de los vecinos y $ 5.000 del ramo de balanza. El feliz impulsador de la iniciativa del Cabildo era designado su primer rector, y, por fín, en la tarde del 11 de marzo de 1747, se inauguraba solemnemente la Real Universidad de San Felipe en la sala del Cabildo, con asistencias de oidores, cabildantes y vecinos principales.

El programa de gobierno de Ortiz de Rosas seguía la ruta trazada por Manso de Velasco:

Fábrica de los tajamares del Mapocho.
Fundación de nuevas ciudades.
Traslado de Concepción, nuevamente arruinada.
Ensayo de colonización de Juan Fernández.
Fomento de la riqueza.
Establecimiento de la casa de la moneda

La ausencia de moneda fue una traba permanente para el desarrollo comercial de Chile colonial. Buscando solución al problema, en 1548 el Cabildo de Santiago solicitó al Consejo de Indias la autorización para labrar monedas en la ciudad, petición que junto a otras cursadas en los siglos XVII y XVIII, no prosperó.


El mismo benemérito (Digno de galardón o premio por su bondad) don Tomás de Azua que lograra la realización del viejo ideal encarnado en la Universidad de San Felipe. Había hecho múltiples gestiones para dotar a Chile también de una Casa de Moneda. Convencido de que la corte no subvencionaría nunca tal iniciativa, tentó a un rico comerciante castellano, don Francisco García Huidobro, para que ensayara el proyecto a su cuenta y riesgo.

Las razonables condiciones propuestas por García Huidobro fueron bienquistas (Que goza de buena fama y es estimado) de Felipe V, ordenaba fundar la Casa de Moneda en Santiago. Con una actividad acorde con el espíritu de la época. García Huidobro instalaba fundiciones y maquinarias que permitían sellar la primera moneda de cordoncillo.



En 1733 el Cabildo de Santiago pide al Rey Felipe V, la instalación en Chile de una casa de acuñación de monedas.


Frente a la demora de la respuesta Francisco García Huidobro -comerciante español avencidado en Santiago- solicita en 1741 al Rey de España, permiso para instalar una fábrica de monedas y así solucionar el problema de creación de circulante, que se producía cuando desde Perú se atrasaba el envío de monedas. Por su parte, Huidobro se comprometía a costear la instalación de la fábrica, dotarla de herramientas, pagar operarios y comprar los metales para la acuñación, pero a cambio solicitaba el cargo de Tesorero Perpetuo y el usufructo de las utilidades de la amonedación, privilegios que debían ser heredados a sus descendientes.


Por Real Cédula del 1º de octubre de 1743 el Rey de España acogió la proposición, creándose la Casa de Moneda de Chile la cual inició sus actividades en calle surponiente de Huérfanos esquina de Morandé. Las primeras monedas fueron entregadas el 10 de septiembre de 1749, ellas fueron acuñadas en oro y con un valor de media onza y llevaban el busto de Fernando VI.
En agosto de 1770 debido a la rentabilidad de la que no participaba la corona, el Rey Carlos III dicta una Real Cédula mediante la cual se incorpora la Casa de Moneda al patrimonio de la corona, poniendo fin después de 21 años, a los privilegio otorgados a García Huidobro (1697-1773).


La fundación de la Casa de Moneda fue, tal vez, el mayor avance económico realizado en la Colonia por la iniciativa privada: impulsó el comercio interior, dotó a la minería de un poder comprador estable y regularizó la percepción de impuestos. Los quintos reales, que oscilaban alrededor de $ 9.300 antes de la fundación, ascendieron a $ 16.300 y luego a más de $ 30.000.


En 1772 se nombra a don Mateo de Toro y Zambrano como Superintendente de la Institución, quien decidió trasladar la Casa de Moneda al Colegio Máximo de San Miguel, antigua propiedad de los jesuitas, ubicado a un costado de la iglesia de la Compañía. Sin embargo, las instalaciones no reunían las condiciones que se requerían para estas funciones, por lo que el gobierno propone construir un edificio para tal fin.


El primer lugar seleccionado fue un sitio a los pies del convento Santo Domingo, pero una crecida del Río Mapocho destruyó la obra gruesa construida. Tras la pérdida se decide encontrar una nueva ubicación. En febrero de 1782, a solicitud del Superintendente De Toro y Zambrano, el arquitecto italiano Joaquín Toesca y Ricci, presenta el diseño definitivo de lo que será el nuevo edificio. Los trece pliegos de los planos fueron enviados a Lima, logrando la aprobación en 1783.


El arquitecto determinó que el lugar más apto para la construcción del edificio, era donde se encontraba el Colegio Carolino conocido entonces como el solar de los Teatinos, los terrenos ubicados en la calle Real, actual Moneda, fueron adquiridos en 9.000 pesos de la época.


En 1784 comienzan a construirse los cimientos, para lo cual se ocuparon once millones de ladrillos, roble de Maule, ciprés y alerce de Valdivia, piedras del San Cristóbal y cal de Polpaico. Durante el gobierno de Ambrosio O'Higgins - quien consideraba que el edificio superaba en mucho la obra para la cual estaba destinado - Toesca encarga a España el resto de los materiales, los cuales fueron traídos en la fragata El África y llegaron al puerto de Valparaíso en marzo de1792, el listado comprendió:


104................. rejas para ventanas
42 ....................balcones Chapas y pestillos
620.................... clavos de media vara
5.500 ...............clavos de tercio
18.000............. de cuarto
28 ...................quintales de clavos medio tillado.

Toesca no pudo ver terminada su obra, pues murió en 1799, continuando su labor el ingeniero militar Agustín Cavallero. En 1805 y faltando algunas terminaciones, el Gobernador Luis Muñoz de Guzmán dio por inaugurada la Real Casa de Moneda de Santiago de Chile, considerado uno de los mejores y más armoniosos edificios civiles de la América Colonial.


video




La Real Casa de Moneda entró en funciones en su nuevo edificio construido en dos pisos en 1805. El costo aproximado fue de más o menos $ 1.000.000 de la época. Originalmente el Palacio de la Moneda tenía cien metros de frente por ciento veinticinco de fondo.

Funcionó en el edificio exclusivamente la Casa de Moneda hasta 1846, fecha en que el presidente Manuel Bulnes determinó que el Palacio de Gobierno ubicado en el costado norte de la Plaza de Armas quedaba estrecho para las actividades de gobierno, y dispuso trasladar a la Casa de Moneda la residencia de los presidentes, las oficinas de la presidencia y algunos Ministerios. De esta manera cohabitaron durante muchos años la Presidencia de la República en el segundo piso que da a Morandé; el Ministerio del Interior, el Ministerio de Relaciones Exteriores y el Ministerio de Hacienda, la guardia de Palacio, el Tribunal de Cuentas, la Dirección de Contabilidad y los talleres de acuñación de moneda.

Visión general de La casa de la moneda








Video donde se relata la historia de La Casa de la Moneda.

Orador y Guía de Placio: ... Sr. Fernando Bazares.
Video: ................................ Killuki
Propiedad: ...................... ECA  Estudio y Centro de Aprendizaje  http://www.eca.cl
Fecha: .............................. 09- 02 -2009


video